Historia del Reloj de Cuco

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (81 votes, average: 4,90 out of 5)
Cargando…

La Historia siempre va dejando un reguero de fascinantes historias detrás. Los Relojes de Cuco también tienen una pequeña gran historia que contar, la que aquí te ambientamos [ ...]

Más...

Sabias que..."HISTORIA DEL CUCO"

cuco

imagen


El origen de los relojes de cuco es incierto, y allí donde no se atisba el principio concreto de algo nace el mito y ese fantástico halo de leyenda que convierte lo rutinario en excepcional. Si bien algunas someras descripciones de un primigenio reloj de Philipp Hainhofer, para el príncipe de Sajonia,  aparecen en el primer tercio del siglo XVII, con bocetos de supuestos mecanos con vocación de relojes, solo han sobrevivido hasta nuestros días unos pocos originales de las primeras evoluciones ya trabajadas en la Selva Negra bien entrado el siglo XVIII

La necesidad una vez más se convirtió en virtud. Los relojes de cuco se popularizaron mucho como labor artesana complementaria para pequeños agricultores. Cuando el tempero no acompañaba para labores del campo, aquellos hombres y mujeres de la zona de la Selva Negra buscaron alternativas en esa mezcla de artesanía y tecnología tan avanzada para sus días que empezaba a ser demandada. Se dejaban sus manos para poder conseguir los primeros relojes y a la postre sus precios de venta no les suponía un gran ingreso, pero era lo que había, dedicarse a algo o anhelar el buen tiempo con el que emprender faena en el campo.

Las gentes de la Selva Negra no fueron pioneros pues en el invento, pero su tesón los convirtió en los primeros relojeros de pared. Todo un ejemplo de que la Historia se escribe con el empeño de muchos y la suma de sus historias.


Por suerte, algunos nombres de esos improvisados relojeros acabaron trascendieron, como justa recompensa por su labor y en representación de otros tantos como ellos. Por un lado Franz Ketterer de Schoenwald, granjero, y por otro Simon Dilger de Schollach, tornero, empezaron a labrarse un nombre y a ser conocidos en toda Baviera y más allá de sus fronteras. La fiebre de los relojes de cuco había comenzado. El trabajo artesano se hacía regular y pasaba a realizarse como labor principal de muchos habitantes de la zona.

Visitante de este Blog de Relojes Especiales de Cuco, queremos aprovechar tu visita para ofrecerte la información mas relevante en todo lo concerniente al Reloj de Cucú en cualquiera de sus aspectos.



imagen

historia

La lejana idea que germinó en el reloj de cuco de la Selva Negra

Mucho tiempo atrás de este siglo XVIII en el que empezó la intensiva labor artesana, la ciudad gala de Estrasburgo ya disponía en su Catedral de un reloj astronómico con la fascinante particularidad de un autómata con forma de gallo que cantaba las horas. Lo más fascinante de todo es que este reloj funcionó en pleno siglo XIV, siendo misteriosamente abandonado y dejado en desuso en el siglo XVI.

Curiosamente, con la aparición del pujante mercado de relojes de cuco de la Selva Negra, y ya en pleno siglo XVIII, este mismo reloj astronómico fue reajustado a los nuevos patrones de diseño y mecanismo de los relojeros de la Selva Negra para que volviera a marcar sus horas nacidas hacía tantos siglos. A veces la Historia es un apasionante ir y venir de ideas forzadas por circunstancias imprevistas.​

Toda historia tiene un origen

Date una vuelta por tierras bávaras y descubre la historia del Cuco


imagen

modelos

El avance imparable de la labor artesana.

Desde finales del siglo XVIII, Friedrich Dilger ya sí se erige como un artesano reseñable. Viajó hasta Francia para estudiar el trabajo de el país galo, (con esa lejana idea original de la catedral de Estrasburgo y su antiquísimo reloj astronómico supuso acertadamente que allí dispondrían de amplias nociones sobre relojería). 

Fue este artesano quien importó herramientas que ayudaban en el trabajo de diseño y ensamblaje. Con él llegó la fabricación artesanal intensiva, los pedidos de diferentes zonas de Alemania y el establecimiento de importantes rutas comerciales.

El trabajo se dividió y especializó, ocupando así cada vez a más y más habitantes de la zona que desarrollaron meticulosos oficios en los que se hicieron expertos. Unos tallaban, otros pintaban o trefilaban, proliferaron los que constructores de engranajes, un entramado industrial que daba cobijo a la destreza de todo vecino.

Despuntaba el siglo XIX y en poblaciones como Triberg la proporción de habitantes dedicados a las labores del reloj había crecido exponencialmente. La continua mejora y el impecable acabado y funcionamiento terminó por apuntalar la actividad, generando unos bienes exclusivos cuyos precios no cesaban de incrementarse.

En 1850 se fundó en Furtwangen la "Escuela de relojeros Gran Ducal de Baden". Su primer director fue el ingeniero Robert Gerwig, quien a posteriori acabó desembocando en un afamado ingeniero civil que llevó a cabo la construcción de las líneas de ferrocarriles de la Selva Negra y del San Gotardo.


Una Historia que tiene un principio pero no un final. "Historia del Cuco"

Haga clic aquí para Tweet
imagen
El reloj de cuco en el nuevo milenio

Alguno de aquellos primeros artesanos anónimos no darían crédito a la evolución alcanzada hasta hoy. Con el mismo empeño en lo artesano, apoyados en ocasiones por necesarios refuerzos tecnológicos, los talleres se han convertido en fabricantes reclamados a nivel mundial. Sin duda los primeros artesanos reconocerían sus tallas: esos motivos vegetales, esas representaciones domésticas o escenas cotidianas de sus días, pero les resultaría inconcebible entender cómo conseguir autonomías de 7 días en los mecanos, opciones para desconectar el sonido y variación de melodías al gusto. En cualquier caso, cuando acabaran de asimilarlo, aquellos artesanos sentirían un hondo orgullo y absoluta satisfacción al descubrir esa combinación perfecta de tradición y modernidad.

Convierte en un artesano de Relojes

Aprende a montar tu Reloj de Cuco una vez lo tengas en tu hogar.

Ya en el siglo XIX todo salón de copete y postín de media Europa disponía, además del piano, de un fascinante Reloj  de Pared de Cuco que presidía el transcurso de todo lo acaecido entre los muros. Prestigiosos bailes o trascendentales reuniones, ociosas reuniones de sobremesa o citas especiales...

imagen

canto del cuco

La conjunción de madera y mecanismo, como un híbrido entre naturaleza y tecnología, acompasaba los segundos al baile del péndulo, asombrando a propios y extraños con el soniquete del pajarillo que despertaba a cada media hora o al paso de las horas completas.

Hoy en día algunos salones mantienen ese toque diferenciador que otorga el canto del cuco. Con él se consigue un ambiente decimonónico que alumbra el rincón donde sisean las agujas del reloj de pared. Dejarse sorprender por el cucú diferencia la llegada de una hora cualquiera con una hora cantada por el tono del pájaro. Lo anodino se transforma en elegancia, en pasado con cierto deje melancólico, en esencia de nuestra evolución como civilización.

En este sentido de lo antiguo a lo moderno es inevitable que se hable de lo estos Relojes por el transformamiento y sin perder la linea de lo que es un Cucu en toda regla, y toda esta idea sale de uno de los lugares mas bellos del planeta ....

Date una vuelta por el resto de contenidos

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: